Ubicación: Pérez Zeledón, San José, CR
506 8453-4141
pastores@casadabar.com

Aprendiendo a orar. Parte 1

Aprendiendo a orar. Parte 1

Muchos sabemos que la enseñanza de Jesús de cómo orar es ampliamente conocida por todos los cristianos evangélicos y católicos y hasta ha sido la letra de muchas alabanzas. Pero, ¿Qué realmente enseña este corto y precioso ejemplo de lo que debe incluir nuestra oración? Lo estudiaremos aqui.

Como primer paso quiero decirles que este mensaje de Jesús y la oración no hoy sólo se encuentra en Mateo 6:9-15. Un texto muy similar se encuentra en Lucas 11:2-4. Les invito a que lean ambos y los comparen.

Hay mucho que hablar sobre las diferencias y sobre los escritores pero eso lo vamos a dejar para otro estudio. Hoy vamos a tomar los versículos que encontramos en Mateo para que Dios nos vaya revelando en cada uno el mensaje y la enseñanza para nuestro hábito de oración. Empezamos.

Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén. Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Mateo 6:9-15 Reina Valera 1960

Padre Nuestro: Las primeras dos palabras tienen un significado enorme. Voy a destacar aquí los más relevantes sabiendo que el Espíritu Santo le hablará y le revelará aún mas.

Padre nuestro

  • Somos hijos . Desde el inicio rompe con el individualismos que tanto nos ataca al orar ( esto lo veremos más adelante), estamos reconociendo que somos parte de un grupo de redimidos, de una iglesia, de una familia, de lo contrario diría Padre mío
  • Tenemos un origen, un Padre. No somos producto de una gran explosión, ni somos una ameba super evolucionada donde el tiempo y la selección nos formó.
  • Reconocemos por primera vez en este modelo de oración, una figura de formación, autoridad y amor, un Padre, no un papá que solo engendró.

Estás en los cielos

  • Al decir estás nos referimos al tiempo presente, Dios vive y existe.
  • En los cielos: Dios está en toda parte, en el cielo que nos rodea, en el espacio exterior y en los lugares celestiales. También estas palabras nos revelan que no sólo hay un mundo físico, sino que hay un mundo espiritual y que Dios está tanto en el mundo espiritual como en nuestra dimensión física. He escuchado personas que piensan que Dios sólo esta «allá arriba» viendo para abajo, pero aquí nos enseña lo contrario. Es importante al orar recordar que Dios está cercano y que le oramos a un Dios vivo.

Santificado sea tu nombre

Para los hebreos el nombre tiene un significado muy importante. Muchas veces nosotros elegimos el nombre de nuestros hijos de acuerdo a un familiar actual o anterior, a un personaje famoso o simplemente porque nos gusta. En hebreo cada nombre tiene un significado. Sin entrar en tema les recuerdo el nombre de Jacob, cambiado a Israel (el que lucha con Dios) luego del encuentro con el Ángel del Señor. Se que Dios le trae a su mente otros nombres bíblicos con significados.

En el caso del Nombre de Dios, para los hebreos es tan sagrado que hasta paraban de respirar al momento de escribirlo. Encontramos en la Biblia varias referencias al nombre de Dios. El que ve, el Altísimo, el shadday (el todopoderoso) y muchos otros que se que usted conoce.

Santificar es hacer, rendir o declarar sagrado. Esta parte es muy hermosa y le pido por favor toda su atención porque se que Dios le va a bendecir con su revelación

Al decir Santificado sea tu Nombre decimos y recordamos en nuestra oración que DIos es SANTO, PERFECTO, PURO, DIGNO DE ALABANZA Y HONOR. En este momento nos unimos al canto de los ángeles que le alaban y de lo cual encontramos un ejemplo en Apocalipsis 7:11-12

Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Venga tu Reino

Tu Reino, reconoce que es un Rey y que a Él le pertenece

Venga: En nuestra oración le invitamos a que gobierne en nosotros y también declaramos que Su Gloria se manifieste. Decimos que creemos en lo que está escrito y anhelamos el momento del establecimiento de su Reino en la Tierra

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

Isaias 7: 11-12 Reina Valera 1960

También nos hace recordar en nuestra oración, en cuál reino vivimos en este momento, hasta que se establezca el Reino de Dios. Y ello nos debe mantener siempre alertas.

Hágase Tu Voluntad

Reconocer en nuestra oración que hay un plan celestial y pedirle con humildad a Dios que no seamos estorbo en lo que Él tiene preparado en el seno de Su Amor para nosotros. Pedir en nuestra oración que se haga Su voluntad nos compromete a conocer cuál es esa voluntad. Hay muchos versículos al respecto, les cito algunos para que dimensionemos que decimos al orar pidiendo que se haga su Voluntad:

pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;

1 Tesalonicenses 4:3

Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal.

1 Pedro 3:17

Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;

1 Pedro 2:15

Y no adopten las costumbres de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfect

Romanos 12:2

Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos. Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús

1 Tesalonicenses 5:15-18

En la tierra como en el cielo

En términos sencillos hay un plan en el Cielo para toda la creación y para la Eternidad, ello incluye un plan concreto para la tierra. Oramos pidiendo el cumplimiento de este plan aquí de forma idéntica a como se concibió en el cielo.

RESUMEN PRIMERA PARTE

Muchas veces cuando oramos pido para mi, para mi y para mi. Los tres primeros puntos de la estrucura de la oración que debemos hacer no se centran en la persona que ora y sus necesidades, se centran en los bienes espirituales:

  1. Santificación de Su Nombre
  2. Venida de Su Reino
  3. Cumplimiento de Su Voluntad

Luego de esto, nuestra oración se orienta al cumplimiento de nuestras necesidades temporales, sabiendo que Dios da cosas buenas a los que se las piden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *